El rey de la cocaína

El rey de la cocaína

Ayda Levy

Language:

Pages: 137

ISBN: 2:00342353

Format: PDF / Kindle (mobi) / ePub


Bautizado por la prensa internacional como "el rey de la cocaina," Roberto Suarez Gomez llego a exportar diariamente casi dos toneladas de la droga desde sus laboratorios en la Amazonia boliviana a sus socios del cartel de Medellin, dirigido por Pablo Escobar, a Estados Unidos, en una operacion conjunta con la CIA, y a Europa. Protegida por la corrupcion de mandatarios de varios paises, asi como por militares y gobernantes bolivianos, La corporacion fue conocida como "la General Motors del narcotrafico."
Ayda Levy, viuda de Roberto Suarez, de quien se separo al enterarse de que el acaudalado empresario, descendiente del imperio del caucho, estaba involucrado en el narcotrafico, narra en estas paginas sus vivencias y las revelaciones que el productor de la droga mas pura del mundo compartio con ella. La memoria implacable de la autora va desvelando, entre otras, la financiacion de golpes de estado, el involucramiento de Klaus Barbie, el Carnicero de Lyon, la implicacion directa del Banquero de Dios, Roberto Calvi, la negociacion de las rutas con el general Noriega y con el gobierno cubano, y el plan acordado con el coronel Oliver North para financiar la contra nicaraguense con el producto de la venta de cocaina en Estados Unidos. Llamado "el Robin Hood de Bolivia" por la revista"Time" y fuente de inspiracion para un personaje clave de la pelicula "Scarface," Suarez intento pagar la deuda externa boliviana al tiempo que era uno de los hombres mas buscados por la DEA en el mundo. Desenganado, decidio entregarse a las autoridades y, tras cumplir una breve condena, murio en libertad.
Nunca se habia escrito un testimonio como el de Ayda Levy, quien revela en este libro una pieza fundamental del rompecabezas del narcotrafico que jamas habia sido contada.

The Legalization of Drugs (For and Against)

Marijuana: A Reference Handbook (Contemporary World Issues)

LSD: My Problem Child

International Drug Control: Consensus Fractured

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

vínculos del régimen boliviano con mi marido. Los diarios The New York Times y The Washington Post, las revistas Newsweek, Veja, Marca y Der Spiegel mencionaban a Roberto como el narcotraficante más poderoso del mundo. El video contenía la grabación del programa 60 Minutes, de la cadena norteamericana CBS, conducido por Mike Wallace, que había sido emitido el 1 de marzo de ese año, una semana después de la destitución del coronel Luis Arce Gómez del cargo de ministro del Interior de la República

sensación de calma. Tratando de consolarla, le dije: “Mi amor, no hay mal que por bien no venga. Hoy es la fiesta de la milagrosa Virgen de Urkupiña. Si nuestro Señor escogió este día para que tu hermanito sea llevado a los Estados Unidos, es porque la Virgen tiene algo bueno reservado para él. Confío en que así sea. A pesar del autoritarismo de sus gobernantes, la justicia gringa es transparente”. Nuestros abogados, los doctores Irving Block, John J. Spitler Jr. y Mitch Bloomberg, fueron

de la secretaría general del consulado boliviano en Moscú. Ésta fue bautizada por la prensa con el nombre de “narcovideo”, con lo que se demostraban una vez más, con toda claridad, los nexos de los políticos de turno con el narcotráfico. La Comisión de Gobierno y Policía del Congreso de la Nación fue la encargada de investigar ese asunto y citó a declarar a Roberto en la ciudad de La Paz, en su afán de esclarecer los motivos de dichas reuniones. Ante la imposibilidad de que el Rey se presentase

personas ligadas a esta ilícita actividad, es para demostrar de manera fehaciente la falsedad de la guerra contra las drogas. Prueba de ello es el incremento del cultivo de la hoja sagrada de los incas en el Perú durante las últimas décadas y la triplicación de hectáreas cultivadas de la milenaria planta que existen en la actualidad en Bolivia, comparadas con el número de hectáreas sembradas de coca en la década del noventa. A partir del año 2006 hemos sido testigos impotentes del avasallamiento

manipuladores de la información. Sin embargo, prevalece siempre sobre la falsedad y la mentira. La verdad absoluta es sólo de Dios; pero si este mundo no estuviera hecho de apariencias, por lo menos podríamos intuirla, a despecho de los poderosos intereses que se empeñan en taparla. Mi vida, como la de todos los bolivianos, ha estado siempre condicionada, con trágica intensidad, a los males y a los infortunios de la Patria. En esencia, no difiero de ninguno de mis compatriotas —cambas, collas,

Download sample

Download

Comments are closed.